Saturday, August 15, 2015
Missing

Como persona que practica la oración, disfruto el leer el versículo en Santiago 5.16 según me recuerda que las oraciones de una persona justa pueden ser poderosas y efectivas. Mientras observo y soy testigo del sufrimiento humano en las noticias debido a los terremotos, tsunamis, guerras y problemas nucleares, veo una gran necesidad de oraciones poderosas y efectivas.  Cuando escucho a amistades cuando comparten sus desafíos en el trabajo, su salud , en las finanzas, en sus relaciones personales  y en su vida espiritual; escucho la necesidad de oraciones poderosas y efectivas. Permítame compartir algunos pensamientos sobre la oración al reflexionar sobre Santiago 5.16.

El mantener una relación correcta con Dios y con otras personas nos capacita para hacer oraciones poderosas y efectivas. El versículo establece que debemos “confesar nuestras faltas unos a otros y orar unos por otros de manera que podamos sanar”. La Biblia Amplificada interpreta la palabra “faltas” como nuestros “deslices, pasos incorrectos, ofensas y pecados”. La confesión de nuestros pecados en forma consistente y nuestra responsabilidad hacia Dios y personas confiables pueden ser consideradas disciplinas de una persona recta. Si el recibir la gracia de Dios y el sacrificio de Cristo nos concede ser justos, entonces las disciplinas nos permiten experimentar más de la gracia de Dios en nuestras vidas. Mientras menos esté nuestro corazón lleno de faltas sin confesar, la gracia de Dios puede fluir libremente en nuestros corazones. La gracia de Dios nos capacita para  expresar oraciones poderosas y efectivas para la necesidad de uno, de otras personas y del mundo que nos rodea.

Halle una persona en la que puede confiar y comparta cualquier carga o faltas que están en su corazón que pudieran estar interrumpiendo sus oraciones.  Reciba el perdón de Dios y la gracia en su vida y ore poderosamente y efectivamente hoy.

Atrás